La genealogía del Profeta ﷺ: La historia del Elefante




La historia del Elefante


بسم الله والحمد لله والصلاة والسلام على رسول الله ، وبعد

La razón tras la historia de los Compañeros del Elefante- acorde a aquello que fue narrado por Muhammad bin Ishaq [1] – es que Abraha ibn As-Sabah, quien era el representante en Yemen del Negus, Rey de Abisinia, vio a la gente preparándose durante el  tiempo del Hajj para viajar a Makkah- que Allah la enaltezca- y entonces construyó una iglesia en Sana’ y escribió al Negus: «He construido una iglesia para ti y no pararé hasta que haya desviado el peregrinaje de los árabes a ella». Un hombre de la tribu de Banu Kinanah oyó esto, entró en ella por la noche y ensució el Qiblah con excrementos. Abraha dijo: « ¿Quién ha tenido la osadía de hacer esto?» Le fue dicho: «Un hombre de entre los habitantes de esa casa que oyó lo que dijiste». En esto, Abraha juró que se dirigiría a la Ka’bah y la destruiría, y le escribió al Negus informándole de aquello y solicitándole que le enviara su elefante. Él tenía un elefante llamado Mahmûd, de cuya energía, tamaño y fuerza no había sido visto igual y se lo envió.

Así, Abraha salió hacia Makkah y los árabes oyeron de aquello y se volvieron enormemente preocupados por eso, y consideraron que era una obligación sobre ellos combatirle. Uno de los reyes de Yemen, que se llamaba Dhu Nafar salió y luchó contra él, pero Abrahah le derrotó y lo tomó como prisionero y le dijo (a Abraha): « ¡Oh, rey! Perdóname, eso será mejor para ti». Entonces, él le perdonó su vida y lo mantuvo como prisionero, ya que Abraha era un hombre apacible.

Después, procedió hasta que llegó cerca de la tierra de Khath’am, donde Nufail ibn Habib Al-khath’ami salió a su encuentro junto con aquellos que le apoyaban de entre las tribus árabes,  lucharon contra ellos y Abraha les venció y capturó a Nufail, y éste le dijo: « ¡Oh, rey! Yo seré tu guía en la tierra de los árabes y está en mis manos el poder de hacer que la gente te escuche y te obedezca, de modo que perdóname (* la vida) y será mejor para ti». Así que, le perdonó y fue con él, guiándole durante el viaje.

Cuando pasaron por At-Ta’if, Mas’ud bin Mu’tab salió con algunos hombres de Zaqif y le dijo: « ¡Oh, rey! Somos tus esclavos y enviaremos a una persona contigo para que te guíe». Entonces enviaron con él a Abu Righal, que era un esclavo de ellos. De modo que continuaron hasta que llegaron a Al-Mughammas, donde Abu Righal murió y era la suya la tumba que fue apedreada. Entonces Abraha envió a un hombre desde Abisinia, cuyo nombre era Al-Aswad bin Mafsûd, a cargo de una avanzada de caballería y ordenó asaltar el ganado de la gente, Al-Aswad reunió para él la propiedad de los Recintos Sagrados y adquirió doscientos camellos pertenecientes a ‘Abdul Muttalib.

Más tarde, envió a un hombre de Himiar a los habitantes de Makkah y le dijo a él: «Informad a su líder que no he venido a luchar; Solamente he venido a destruir la Casa». De modo que fue y le dijo esto a ‘Abdul Muttalib. ‘Abdul Muttalib respondió: «Somos incapaces de hacerle resistencia; Nos quitaremos de entre él y su objetivo, ya que esta es la Casa de Allah y la Casa de Su khalil, Abraham (Ibrahim, aleihi salam), por lo tanto, si ÉL desea impedírsela (de que la destruya), es SU Casa y si ÉL le deja acercarse a ella, por Allah, que no tenemos poder de impedírselo». Él dijo: «Ven conmigo ante el rey (y dile eso)». Dhu Nafar era amigo de ‘Abdul Muttalib, fue a él y dijo: « ¡Oh, Dhu Nafar! ¿Puedes beneficiarnos respecto a lo que nos ha acontecido?».  Él dijo: «No hay beneficio de un cautivo que no está a salvo de ser ejecutado por la mañana o por la tarde, pero enviaré un aviso a Unais, el mozo del elefante, ya que él es amigo mío y le pediré que impresione al rey  con tu importancia. De modo que este fue a Abraha y le dijo: «Este es el líder de los Quraish pidiendo permiso para verle a usted, ha venido sin rencor hacia usted y sin la intención de desobedecer sus órdenes, luego, desearía que usted le concediera permiso.”

‘Abdul Muttalib era un hombre de fuerza física y hermosa apariencia y cuando Abraha lo vio, le respetó y le trató con distinción; le disgustaba que se sentara junto a él en su diván o que se sentara debajo de él, así que descendió a la alfombra, lo llamó y le sentó a su lado. Entonces, ‘Abdul Muttalib solicitó que le fueran devueltos los doscientos camellos de su propiedad de los que se había apoderado. Abraha le dijo a su traductor: «Dile: Estaba impresionado por ti cuando te vi, pero ahora no tengo nada que ver contigo». Él dijo: « ¿Por qué?». «He venido a la Casa- la cual es (el centro de) vuestra religión y de la religión de vuestros antepasados,  (la fuente de) vuestra nobleza y que está bajo vuestra custodia- para destruirla y no me has hablado de ella, ¿pero (en cambio) me estás hablando de doscientos camellos?». Él replicó: «Soy el dueño de los camellos y la Casa tiene un Dueño que la guardará de ti». Abraha dijo: «Nada puede protegerla de mí». Él respondió: «Eso está por ver». De modo que el Rey ordenó que le fueran traídos los camellos y les fueran devueltos. Entonces, se marchó e informó a los Quraish de las noticias y les ordenó que se dispersaran por los caminos de la montaña y que tomaran refugio en las cimas de las montañas, temerosos de que fueran a ser humillados o asediados por la armada. Así hicieron y ‘Abdul Muttalib fue a la Casa, quitó la anilla de su puerta y dijo:

«¡Oh, Señor! No espero ayuda contra ellos de nadie sino de Ti.
¡Oh, Señor! Por tanto, impídeselo a ellos mediante Tu Protección.
Verdaderamente, los enemigos de la Casa son aquellos que se oponen a Ti,
Luego, impídeles que destruyan Tu Ciudad».

Él dijo también:

«¡Oh, Allah!  Ciertamente el hombre defiende sus propias posesiones,
Por lo tanto, protege Tu propiedad.
Su enojo y su fuerza no pueden vencer Tu Fuerza,
Ellos han traído sus hustes, su tierra entera, y al elefante
Para capturar a los habitantes de TU Casa.
Si los abandonas a ellos y TU Ka’aba, es asunto Tuyo».

Entonces, se volvió en dirección a las montañas con su gente, mientras Abraha llegó a Al-Mughammas y se estaba preparando para entrar en Makkah junto con sus tropas y su elefante. Nufail se acercó al elefante, le agarró de la oreja y le dijo al oído: «Arrodíllate, Mahmud, pues  estás en la Ciudad Sagrada de Allah». Y el elefante se arrodilló. Ellos intentaron que avanzara adelante, pero se negó. A continuación, lo pusieron en dirección a Yemen y este se levantó y avanzó rápidamente, lo giraron hacia Ash-Sham y actuó del mismo modo, luego lo giraron hacia el Este e hizo del mismo modo, entonces, lo giraron en dirección a la Casa Sagrada y el elefante se arrodilló (*nuevamente). Nufail se fue y se apresuró hasta que hubo subido a la montaña. Entonces Allah envió pájaros desde la dirección del mar y cada uno de ellos portaba tres piedras, dos en sus garras y una en su pico. Cuando hubieron sobrevolado donde la gente, las dejaron caer y nadie era alcanzado por estas piedras sin que resultara muerto, pero no todos ellos fueron golpeados.  El resto huyó, llamando a Nufail para que los guiara hacia el camino a Yemen. Ellos corrieron unos por encima de otros en todas las direcciones, cayendo y muriendo en cada pozo. Y Allah le envió una enfermedad  a  Abraha que afectó a su cuerpo, causando que se le cayeran los dedos, hasta que llegó a San’a’, en donde para entonces, parecía ya como un pájaro (desplumado) y no murió hasta que su pecho se hubo dividido abriéndose para revelar su corazón, entonces murió.



[1]  Muhammad bin Ishaq: Escribió una Sirah que no se ha conservado. Ibn Hisham basó su Sirah en ella. Acorde a los sabios del Hadiz, él solía cometer Tadlis (cierta debilidad en la cadena de narradores) y es débil.

*Notas de la traductora al castellano.



Tomado de: Biografía Abreviada del Profeta Muhammad (la paz y las bendiciones de Allah sean con él)“Mukhtasar Sirah Ar-Rasul”. Por Imam Muhammad Ibn ‘Abdul Wahab At-Tamimi. (1115-1206 d. H.) Editorial Darussalam, pp. 83-86 (versión inglesa).
Traducido del inglés por Ummu Abderahman Yasmina al Andalussia.
Para 
http://perlasdelislam.blogspot.com/ y el equipo de traducción del foro http://www.islamentrehermanas.com/

http://perlasdelislam.blogspot.com/2014/03/la-genealogia-del-profeta-la-historia.html

Perlas del ISLAM اللؤلؤ الإسلام

Perlas del ISLAM  اللؤلؤ الإسلام

Aclaración importante


Esta web sigue el minhaj de los Salaf u Saleh y de aquellos que les siguieron y siguen en su camino. Y como tal, seguimos el consenso de los ulama y no tomamos ni promovemos ni encubrimos a aquellos que han sido refutados por los grandes sabios de Ahlus Sunnah wal Yama'a, entre ellos a Yahia al Hajuri, etc, ni nos oponemos al Jarh wat Tadil. (Por favor, ver "http://perlasdelislam.blogspot.com.es/p/yahia-al-hajuri-y-otros.html">http://perlasdelislam.blogspot.com.es/p/yahia-al-hajuri-y-otros.html ).


Condiciones para copiar o difundir:
Cada uno es libre de copiar los textos que traduzco y difundirlos en otras webs, no es necesario mi consentimiento, bajo la condición de que usted no cambie ni omita nada de los textos incluyendo esto la referencia del traductor (por motivos de verificación del texto) y la dirección de la web, para que otros puedan beneficiarse de más textos beneficiosos.


Imprescindible saber que:
No clamo tener conocimiento, no con hablo mis palabras los textos islámicos aquí publicados, ni explico las fatwas o palabras de los sabios, etc, tan solo traduzco. Ruego, que si se encuentra algún error tanto en la fuente o en la traducción, piense bien primero de su herman@ musulman@ y se ponga en contacto a través de un comentario en la entrada correspondiente y se procederá a cambiarlo tan pronto sea posible.

Imágenes:

Muchas de las imágenes de este blog han sido tomadas de internet de páginas web gratuitas, etc. No clamamos ningún derecho sobre ellas excepto las que nos pertenecen. Si usted cree que se viola alguno de sus derechos de autor, por favor, póngase en contacto con nosotros haciendo un comentario en la entrada del blog pertinente y procederemos a borrarla tan pronto nos sea posible.

Gracias.